El plan de cuentas es una lista de todas las cuentas utilizadas por una empresa en su sistema contable. Proporciona los números de cuenta, títulos y breves descripciones de cada una. Esta guía te proporcionará una definición del plan de cuentas, ejemplos y consejos sobre cómo crear uno. ¡Empecemos!

El Plan de Cuentas se utiliza para realizar un seguimiento de los saldos de cuenta y las diferentes transacciones. 

También, se utiliza como base para crear estados financieros. 

Qué es un Plan de Cuentas y qué incluye

Un plan de cuentas es una lista de todos los títulos de cuenta que utiliza una empresa en sus informes financieros. 

Incluye cuentas de activos y pasivos, así como cuentas de ingresos y gastos.

El propósito del plan de cuentas es proporcionar un marco coherente que se pueda utilizar para comparar estados financieros de un período a otro. 

Este marco coherente facilita la identificación de tendencias y relaciones entre diferentes cuentas.

El catálogo de cuentas también se puede utilizar para realizar un seguimiento de elementos específicos de interés, como niveles de inventario o saldos de cuentas por cobrar. 

Al asignar un número de cuenta único a cada artículo en el catálogo de cuentas, las empresas pueden generar fácilmente informes que muestren cómo estos artículos han variado con el tiempo.

El plan de cuentas se utiliza para registrar las transacciones comerciales de manera uniforme. 

Esto ayuda a garantizar que los estados financieros sean precisos y consistentes de un período a otro. Además, el plan de cuentas se puede utilizar como base para presupuestar y pronosticar ingresos y gastos futuros.

Hay varios tipos diferentes de planes de cuentas, pero todos siguen la misma estructura básica. 

El tipo más común es el sistema de contabilidad de doble entrada, que realiza un seguimiento de las cuentas de activos y pasivos. 

Cómo configurar un plan de cuentas

No existe un plan de cuentas estándar que todas las empresas deban utilizar. 

Sin embargo, muchas empresas utilizan títulos de cuenta similares, lo que facilita la comparación de estados financieros de diferentes empresas.

Aquí hay una lista de algunos títulos de cuentas comunes que se usan a menudo en un plan de cuentas:

Dinero en efectivo

Cuentas por cobrar

Inventario

Gastos pagados por anticipado

Material de oficina

Equipo

Cuentas por pagar

Gastos acumulados

Tarjetas de crédito

Las cuentas específicas que se incluyen en el plan de cuentas de una empresa variarán según el tamaño y la complejidad del negocio. 

Por ejemplo, una pequeña empresa puede tener solo unas pocas docenas de cuentas, mientras que una gran corporación puede tener cientos o incluso miles de cuentas.

Los títulos de cuenta que se utilizan en el plan de cuentas también pueden variar según la industria en la que opera la empresa. 

Por ejemplo, una empresa de fabricación podría incluir cuentas de materias primas y productos terminados, mientras que una empresa minorista no necesitaría estos mismos tipos de cuentas.

El plan de cuentas es una herramienta importante para la elaboración de informes y análisis financieros. 

Mediante el uso de un marco coherente, las empresas pueden comparar fácilmente sus estados financieros de un período a otro. 

Esta comparación puede ayudar a identificar tendencias y relaciones entre diferentes cuentas.

Cómo armar un plan de cuentas

Un plan de cuentas es simplemente una lista de todas las categorías de cuentas utilizadas por una empresa en su sistema contable. 

El propósito del catálogo de cuentas es proporcionar una estructura para agrupar tipos similares de transacciones y realizar un seguimiento del rendimiento financiero de la empresa en cada categoría de cuenta.

La mayoría de las empresas tendrán un plan de cuentas bastante estándar que incluye categorías de cuentas comunes como «ingresos», «gastos», «activos» y «pasivos». 

Sin embargo, las categorías de cuentas específicas utilizadas variarán según la naturaleza del negocio y el software de contabilidad que se utilice.

El primer paso para armar tu plan de cuentas es decidir cómo deseas agrupar tus transacciones. 

Esto dependerá del tipo de negocio que estés ejecutando y de la información que necesites rastrear.

Por ejemplo, una empresa minorista puede querer realizar un seguimiento de las ventas por categoría de producto, mientras que una empresa de fabricación puede querer realizar un seguimiento de los costos de producción por departamento.

Una vez que hayas decidido cómo agrupar tus transacciones, puedes comenzar a configurar tu plan de cuentas.

Para hacer esto, deberás crear una cuenta para cada categoría de transacciones que desees rastrear. 

Para cada cuenta, deberás especificar un nombre y un código. El código se utiliza para identificar la cuenta en el software de contabilidad.

Para configurar tus cuentas, puedes comenzar a registrar transacciones en cada cuenta. 

Esto se puede hacer manualmente o mediante el uso de un software de contabilidad.

Con un programa de contabilidad también podrás generar informes que te muestren cuánto dinero gana o pierde tu empresa en cada categoría de cuenta.

Ejemplos de un plan de cuentas 

A continuación se muestran algunos ejemplos de planes de cuentas comunes utilizados por las empresas:

Activos

esta cuenta realiza un seguimiento del valor de todos los activos que posee la empresa, como efectivo, inventario, propiedad y equipo.

Pasivos

esta cuenta realiza un seguimiento de todo el dinero adeudado por la empresa, como préstamos, saldos de tarjetas de crédito y facturas de proveedores.

Capital

esta cuenta rastrea la participación de propiedad que cada accionista tiene en el negocio.

Ingresos

esta cuenta realiza un seguimiento de todo el dinero generado por la empresa, como ingresos por ventas, intereses e inversiones.

Gastos

esta cuenta realiza un seguimiento de todo el dinero gastado por la empresa, como alquiler, salarios, publicidad y material de oficina.

Ganancia o pérdida

esta cuenta rastrea la diferencia entre los ingresos y los gastos del negocio.

Cuentas por pagar

Gastos acumulados

Tarjetas de crédito

Si los ingresos son mayores que los gastos, se dice que la empresa ha obtenido beneficios. Si los gastos son mayores que los ingresos, se dice que la empresa ha tenido pérdidas.

Con un plan de cuentas ajustado a tu negocio, podrás realizar un seguimiento de tus transacciones en cada cuenta, y así obtener una mejor comprensión del rendimiento financiero de tu negocio. 

Tenpo: Únete a la revolución de la industria financiera

Abrir una cuenta Tenpo es muy fácil, porque solo tienes que descargar la aplicación y completar unos pocos datos.

Así podrás empezar a disfrutar de una cuenta que no te cobra por todo.

Además, puedes obtener beneficios como descuentos en entradas de cine, bencina o tiendas online.

¿Qué esperas para unirte a Tenpo? ¡Descarga ya la aplicación!

Abre tu cuenta en solo
3 minutos, fácil, rápido
y sin papeleos

Compra en los principales stores sin comisiones.

Paga tus suscripciones.

Recarga tus servicios prepago y ¡mucho más!

Suscríbete a nuestro Newsletter

¿Te pareció útil este articulo?

Dejar un comentario