Este día del Orgullo LGBTQI+ parto con lo que creo que es lo que más me ha marcado este último tiempo, porque tengo 30 años, y es la frase que más he repetido en el último año: “No puedo creer que tengo 30 años y… nunca he hablado de ser parte de la comunidad LGBTQI+; “nunca había presentado a mi polola oficialmente en casa”; “recién estoy fuera del closet”.

“Mi nombre es Sara Cárdenas, soy brand lead de Tenpo y es primera vez que quiero contar mi historia, y coincidentemente, también es la primera vez que disfruto a concho un #Pride online que, en particular, ha sido muy especial para mí.”

Sara CárdenasBrand Lead en Tenpo

Este fin de semana largo como nunca estuve viendo muchos lives en Instagram, muuuchos. Redescubrí el término “pinkwashing”, lo había escuchado antes, pero me sorprendió verlo en los comentarios de tantas personas, en diferentes cuentas de marcas y cómo tenía la idea de escribir acá sobre el Orgullo LGBTQI+ me hizo dudar si debía hacerlo. 

Pero luego de reflexionar, pensé “bueno, esto no es publicidad”, porque realmente quiero contar cómo la cultura de las empresas en las que he estado me han ayudado e impulsado enormemente a asumirme, hoy por hoy, y vivir mi identidad de género de manera auténtica. Para mí, eso tiene mucho valor.

En Tenpo se respiran aires de normalidad, pero uno que vive el día a día sabe que este tema no ha terminado y que siguen pasando tragedias, que seguimos luchando por los mismos derechos de igualdad y equidad.

Por ejemplo: el matrimonio igualitario, adopción homoparental, entre otras. Entonces  sí hay que contar la historia de la evolución que he tenido y que quizás muchas otras personas han tenido, porque es cierto que hay mucho por lo que seguir luchando, pero por qué no dejar la crítica a un lado por un momento y disfrutar del espacio que estamos teniendo para poder expresarnos libremente.

La historia comienza así

Soy lesbiana desde pequeña, siempre lo supe, obvio que mi mamá también lo sabía, pero tuve un seudo trauma familiar religioso en donde se me prohibió todo. Después de años, lo superé, “según yo”, crecí siendo mi propia referencia, libre y “auténtica”, pero me pasó que esta realidad la vivía con un grupo cerrado, a esos que consideré “amigos”. 

¿Qué pasó? Algo minúsculo, pero con el tiempo se volvió algo extraordinariamente grande para mí. Pasó que trabajé en WOM, hace 4 años y la cultura que se creó allá fue espectacular, tanto que me cambió. 

¿Qué sucedió? Hubo un día en que hicieron un concurso por Redes Sociales en el que las personas tenían que subir “una foto con su pareja dándose un beso” y yo, sin pensar, sintiéndome completamente aceptada, participé impulsivamente. Me sentía “tan normal” que lo hice. Al otro día llegué a la oficina y el VP de Marketing “Sebastian Precht” me dice algo así: “Hola, po, ¿cómo estay? Te vi anoche en las stories de WOM con tu polola. Te felicito, te ves feliz”. Y yo: “WOW!”. No quiero mentirles, primero sentí vergüenza, mi cabeza explotó, solo pensaba: “Me vió el VP de la empresa”. 

A los segundos después fue cómo “pero, me está felicitando”. 

Luego de eso, nuestra confianza se hizo mayor, nos encontrábamos en cualquier lugar, nos saludabamos.

  • “¿Y cómo está tu vida, tu polola?”, me preguntaba de forma sincera.  
  • Todo bien, y le contaba los detalles como si fuese un amigo.  

Simple, ¿no? ¿Qué pasó después? Me ofrecieron otro trabajo y la verdad es que mi gran miedo fue perder todo lo que ya había logrado, pero no pasó.  Actualmente estoy en Tenpo y  aquí la historia de cómo me entrevistaron.

La inclusión LGBTQI+ cómo normalidad

Fue tal cual lo que esperaba. Me hicieron hacer un plan de marketing y pasado eso quisieron conocer más. Sinceramente me esperaba preguntas típicas como: qué haces, cuál es tu hobbie, cuál es tu debilidad, etc. Y de alguna forma fue así, pero con mucho más interés en mí. De hecho, todo se pone interesante cuando me preguntan: “¿Dónde vives y con quién vives?”. Ahí me llené de orgullo y se me hinchó el pecho y mi corazón. 

Pensé rápidamente que me sentía bien en el lugar donde estaba, ellos me necesitan, yo no, por lo que decidí mostrarme tal cual soy. Comencé a sudar, pero tomé fortaleza y dije con una tremenda sonrisa: “¡Claro!, si quieren saber de mí: soy Sara, vivo con mi pareja que se llama Karina Hurtado, tengo dos perritas yorkshire que se llaman Julieta y Mia. Mis hobbies son jugar Tenis, Play, entre otros”. 

Parece básico pero fluí, libre, auténtica, real y con normalidad. 

Sonrieron, profundizaron en los que a ellos les interesó y no sentí que mi orientación de género fuera tema, fue ahí cuando me di cuenta que era tema para mí. Por lo que me había costado aceptar que esta era mi normalidad. 

 

Conoce de la cultura de Tenpo y el ADN que tienen todos los Tenpistas

Final feliz y mi primera vez celebrando el Orgullo LGBTQI+ en Tenpo

Después de un mes de negociación llegué a Tenpo, segurísima de que era el proyecto de mi vida. Hoy llevo 2 años y espero seguir mucho más tiempo. Mi orientación de género no significa absolutamente nada diferente al resto. 

Y es que a pesar de que tengo 30 años, me he dado cuenta de la importancia de normalizar esta diferencia. Después de compartir con muchas personas “vía online” este nuevo #Pride o día del Orgullo LGBTQI+ me di cuenta que hay un ímpetu de ser “normales” y yo que ya me siento así, me siento afortunada, algunos podrán decir “privilegiada”, solamente por ser valiente y tener claramente una contraparte de que te acepte, como un privilegio pero sabiendo que en realidad es un estado que debería ser para todos. 

Pero la verdad es que no es para todos y esto es lo que me impulsa a escribir. Me di cuenta que la comunidad #LGBTIQ+ son parte de una sociedad que ha logrado mucha visibilidad y valor, y de verdad gran protagonismo. pero me pregunto ¿gran protagonismo para decir qué? 

Y es que en realidad se dicen muchas cosas, pero lo más importante. para mí, es que queremos ser aceptados y promovemos, que seas quien seas, estés donde estés, mereces respeto, los mismos derechos, y ser escuchado. 

¿Te das cuenta que esto no tiene nada que ver con ser #gay o #lesbiana? Esto tiene que ver con ser personas visibles, nada más que esto. Aprendamos en Chile a aceptarnos y a valorarnos por nuestros talentos reales sin distinción. ¿Parece irreal? Para mí cada vez menos, para mi cada vez estamos más cerca de quienes somos, y por eso estoy feliz. Estoy feliz de ser parte de la comunidad LGTBIQ+ y ser parte de una empresa como Tenpo en donde la inclusión es algo normal, algo que vivimos día a día como si nada. 

Abre tu cuenta en solo
3 minutos, fácil, rápido
y sin papeleos

Compra en los principales stores sin comisiones.

Paga tus suscripciones.

Recarga tus servicios prepago y ¡mucho más!

Suscríbete a nuestro Newsletter

¿Te pareció útil este articulo?

Dejar un comentario